Gabriel Sodi
0

Vean la obra “Vuélveme a querer”

Una comedia muy ligera, que hace muchas referencias a los clichés de las telenovelas específicamente de Televisa, incluso la trama es una anécdota de cualquiera de ellas. No obstante es muy divertida por la forma en que se burlan de los melodramas televisivos. Cuenta con las actuaciones estelares de Mariana Urías y Eder Mariscal, acompañados y soportados magistralmente por  Emiliano Arreola, Patricia Coronel y Nacho Gal-Bar. 

La trama como ya mencionamos es predecible, un mejor amigo se enamora de una prominente arquitecta interpretada por Mariana Urías, a quien le recomendamos checar su maquillaje antes de salir a escena, buena actriz pero descuidada en su imagen, incluso sus zapatos podrían ser zapatillas normales para no verse más alta que Eder Mariscal y embonen como pareja, además de que siendo el galán no puede usar un arete que brilla más que la ausencia de este tipo de accesorios en Mariana.

Esto es culpa del director Carlos Armando, quien no ha puesto cuidado en estos detalles que llegan a distraer. Por su parte Patricia Coronel se perfila como una gran comediante, se nota por todos lados que la técnica del “clown” se le da, sus “tablas escénicas” la hacen lucir en un pedestal del que difícilmente la podrán bajar, siendo la obra De Ida y Vuelta su protagónico más icónico, pero esa es otra historia.   

Regresando al galán de la historia, Eder es un buen actor, aunque le faltan años de experiencia, no lo hace mal, pero los personajes detonantes de las situaciones chuscas se lo comen. Es en este punto donde Emiliano Arreola despunta y se lleva la obra, haciendo gala del dominio que tiene para la imitación, la improvisación y la narrativa que le pongan.

En esta puesta lo mismo arranca carcajadas que estruja el corazón, muy bien por él. Arreola es un actor joven, con los pies bien plantados sobre el escenario, incluso generoso, porque en la función que vi, se le fue el texto a Mariana y a Patricia y él lanzaba anzuelos para que recuperaran el hilo de la historia.

@recateatro producciones tendría que apostarle al talento de Emiliano y darle un protagónico como lo ha hecho con Patricia, seguir invirtiendo en la formación de sus estrellas.  No podemos olvidar a Nacho Gal-Bar, que jugó al argentino, bien por el acento aunque le hace falta más investigación para saber que “en las pampas” hay más palabras para decir que “Boludo”, como dice en uno de sus textos “se lo decimos desde lo más profundo del orto” jajajajaja me hizo la noche con la frase, Gal-Bar no tendría que gesticular tanto, porque no se aprecia su rostro y se denota que su memorización es impecable, pero entonces “ilustra la emoción” y no la actúa, cosa que desespera al escucharlo, porque sabemos que su participación detonará muchos chistes pero se pierden entre lo concurrido de sus gestos. 

En la cuestión técnica, muy bien sonorizado, aunque los cuadros están separados por cambios de iluminación a negros, creo que se abusa demasiado de ellos y hace que se pierda la intención de la atmósfera que se vive en escena, nuevamente culpa de Carlos Armando, el director.

Cabe mencionar que en el estreno llenaron completamente el recinto de Colima 267, cerca del metrobús Durango, mejor conocido como Centro Cultural de la Diversidad, un aplauso para todos, ya que son pocos los que llenan y ellos lo hacen por la calidad de sus producciones.

Escritor por: Gabriel Sodi

Soy el ciudadano de a pie, con un toque de frescura y genialidad, adicionado con gallardía y picardía, que se debate entre bambalinas y algoritmos, que no se conforma con el show, si no que tiene que experimentar la tecnología como la vida real.

There are 0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Dejar un comentario

%d bloggers like this: