Eduardo Ambrosio
0

Fotos: Las “Bóvedas” de Tezontepec de Aldama, Hidalgo

Seguramente todos hemos vistos esculturas de carácter religioso en alguna casa, o imágenes de este tipo en un comercio o estampas de vírgenes o de santos en el microbús o en el taxi. Todo esto es la manifestación de cultos particulares, es decir, devociones personales o familiares. Y esta práctica se remonta algunos siglos atrás, en específico, al periodo novohispano. Un ejemplo de ello son los oratorios familiares o “bóvedas” en Tezontepec.

Tezontepec de Aldama es un municipio del estado de Hidalgo que se localiza en el suroeste de la entidad. Diseminados dentro de su territorio, aún se pueden encontrar varios oratorios familiares; algunos en uso, otros abandonados. Dichos oratorios se componen de un espacio rectangular que puede tener el acceso en la parte frontal o lateral, a veces con ventanas y cuya techumbre es una bóveda de cañón corrido; de ahí que en la región se les denomine popularmente como “bóvedas”. Además de este característico tipo de techumbre, los oratorios presentan en la parte superior dos canaletas y sus respectivas gárgolas para permitir el drenaje del agua de lluvia. Excepcionalmente, las “bóvedas” llegan a tener cuartos adosados en ambos lados. Los dinteles y las jambas de los accesos de algunos de los oratorios pueden estar trabajados en cantera así como también las cornisas de las ventanas. A veces llegan a presentarse inscripciones arriba de los accesos que dan cuenta de la fecha de construcción y del nombre de quien la financió. Un caso particular que sale de estas características lo constituye un oratorio excavado directamente en las rocas de una peña.

En el interior, la gran mayoría presenta una banqueta de mampostería que funciona a manera de altar y sobre la cual se colocan las imágenes religiosas, sean esculturas o cuadros, así como fotos de familiares fallecidos. Es muy posible que muchos oratorios tuvieran decoración en el interior; sin embargo, sólo en algunos casos se preservan pequeños relieves escultóricos con diseños florares o antropomorfos empotrados en el interior de los techos y, de manera excepcional, platos de mayólica novohispana formando cruces, también empotrados en el techo.

Debido a sus características arquitectónicas, las “bóvedas” han sido ubicadas temporalmente en el siglo XVIII y XIX, aunque no debe descartarse la posibilidad de que hayan sido construidas en siglos anteriores.

Algunos de estos oratorios aún se encuentran en uso, es decir, dedicados a la devoción familiar y en ellos llegan a celebrarse ceremonias religiosas. Otros han sido integrados a los espacios domésticos y adaptados como recámaras o bodegas. Unos más se encuentran abandonados y otros han sido demolidos. Sin embargo, en uso o en desuso, los oratorios son una manifestación tangible de la religiosidad de las familias tezontepenses, generada en el periodo novohispano y que ha llegado hasta nuestros días. Las “bóvedas” forman parte del extenso patrimonio cultural con el cual cuenta el municipio de Tezontepec de Aldama.

Escritor por: Eduardo Ambrosio

"Arqueohistoriador, analista cerámico, profesor, turista y jardinero. Fanático de la gastronomía mexicana y de la arquitectura novohispana y decimonónica. Buen vecino y excelente amigo. Conocido popularmente como "El Profe".

There are 0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Dejar un comentario

%d bloggers like this: