Eduardo Ambrosio
0

Fotos: El Estadio Azteca: 50 años

¿Qué tienen en común Julio César Chávez, Elton John, Michael Jackson y Diego Armando Maradona, estimado lector? Que todos ellos protagonizaron eventos en el Estadio Azteca. El llamado “Coloso de Santa Úrsula” no sólo es un estadio de futbol, es un ejemplo de la arquitectura de Pedro Ramírez Vázquez y un inmueble asociado al desarrollo histórico reciente de la Ciudad de México. Hagamos un recorrido en esta ocasión por la historia del Azteca.

El inicio se remonta al sexenio de Adolfo López Mateos, cuando México presentó su candidatura ante la FIFA para albergar al Campeonato Mundial de Fútbol en su edición de 1970. Como parte de esta candidatura se contemplaba la construcción de una serie de estadios donde se realizarían los diferentes encuentros y uno monumental en la capital del país para la ceremonia de inauguración y el partido final. El 8 de octubre de 1964, se anunció que México sería la sede del Mundial de 1970; dejando atrás a Indonesia y Argentina, los otros dos países candidatos.

Sin embargo, el proceso para construir el Estadio Azteca había iniciado antes con la búsqueda de los terrenos adecuados para llevar a cabo la edificación. Se necesitaba un terreno de grandes dimensiones que permitiera no sólo la construcción del estadio sino además una serie de locales anexos y un gran espacio para los estacionamientos. Considerando esto, se eligió un amplio predio en las inmediaciones del pueblo de Santa Úrsula, en el sur de la ciudad; debido a su cercana ubicación a tres importantes vías de comunicación: Calzada de Tlalpan, Periférico y Avenida de los Insurgentes.

Con los terrenos comprados, se procedió a realizar el concurso para elegir al arquitecto que llevaría a cabo la construcción. Los candidatos fueron tres: Félix Candela, Enrique de la Mora y Pedro Ramírez Vázquez, siendo este último el ganador del concurso.

La magna obra dio comienzo al colocarse la primera piedra en el mes de agosto de 1962 y se estableció un plazo de cuatro años para concluir lo que sería el estadio más moderno del mundo. Se utilizaron las técnicas más avanzadas en arquitectura e ingeniería para alcanzar los estándares que imponía la FIFA para estadios de fútbol con partidos internacionales. En abril de 1966, casi concluido, se realizó la prueba de carga con cinco mil costales de 50 kilogramos cada uno para evaluar la resistencia óptima de los 42,000 metros cuadrados de concreto de la estructura.

Antes de la inauguración, se realizó un concurso para ponerle nombre. La propuesta ganadora se había repetido en miles de cartas enviadas por los participantes: Estadio Azteca.

El 29 de mayo de 1966 se llevó a cabo el partido inaugural: América contra Torino.

A partir de esa fecha, el Estadio Azteca ha sido sede, entre otros eventos, de los encuentros futbolísticos de los Juegos Olímpicos de 1968, de dos Copas Mundiales, 1970 y 1986, partidos y finales de la Liga Mexicana de Fútbol, encuentros de la Selección Nacional, conciertos de cantantes como Elton John, Gloria Estefan y Michael Jackson, una misa de Juan Pablo II durante su visita pastoral en 1999, una pelea de box de Julio César Chávez y partidos de la NFL.

El Estadio Azteca, enmarcado por la escultura El Sol Rojo de Alexander Calder, es un inmueble que ha acompañado a la Ciudad de México en su devenir histórico de los últimos 50 años.

Escritor por: Eduardo Ambrosio

"Arqueohistoriador, analista cerámico, profesor, turista y jardinero. Fanático de la gastronomía mexicana y de la arquitectura novohispana y decimonónica. Buen vecino y excelente amigo. Conocido popularmente como "El Profe".

There are 0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Dejar un comentario

%d bloggers like this: