Eduardo Ambrosio
0

Fotos: De Amsterdam a México. El consumo de ginebra durante el siglo XIX

Pulque, cerveza, vino, tequila, mezcal, ron, whisky, coñac… todas ellas, bebidas de gran consumo en México. Hablemos hoy, estimados lectores, de la ginebra y su llegada a nuestro país durante el siglo XIX.

Una vez consumada la guerra de independencia, México abrió sus fronteras al comercio internacional, principalmente europeo. El intercambio de mercancías con Europa existía ya desde los últimos años del periodo novohispano, tanto por vías legales como por redes de contrabando. Sin embargo, al surgir México como nación independiente, el comercio exterior se formalizó. Con respecto a la importación de bebidas alcohólicas, se introducen principalmente vino, tanto blanco como tinto, y aguardiente de uva. Aunque también se incluyen en este rubro vino anisado, de caña, coñac, ginebra, cerveza, ron, arrak, kirsh y whisky.

En lo referente a la importación de ginebra de Europa a México, se cuenta con un registro aduanal de 1806 que consigna la llegada, en un buque español, de 66 frascos de aguardiente de Ginebra con un costo total de $990.00. Y el Directorio del comercio del Imperio Mexicano consigna, en 1867, la importación de ginebra en frascos con costos que van de los $9.00 a los $10.00.

De todos estos movimientos comerciales destacan de manera particular los registros correspondientes a la destilería holandesa Wynand Focking Amsterdam. Estos registros corresponden tanto a datos aduanales y fiscales como a publicidad en periódicos. Los anuncios publicitarios de la marca Wynand Fockink Amsterdam aparecen en periódicos del último tercio del siglo XIX y las primeras cuatro décadas del siglo XX. El anuncio más temprano hasta ahora localizado corresponde a la edición del 15 de febrero de 1871 del diario El Siglo XIX y el más tardío es del Periódico Oficial del Estado de Baja California Norte del día 10 de junio de 1938.

La empresa Wynand Fockink tiene sus antecedentes en la destilería fundada por Jan Bierman en la calle Piljsteen en Amsterdam en 1679. Cincuenta años más tarde, hacia 1730, Wynand Fockink compró la destilería de Bierman y nació así la fábrica que llevó su nombre. Bajo su administración, el negocio creció de manera importante en los Países Bajos. En 1755, tres años antes de su muerte, Fockink integró a su empresa a un socio: Johan Dentzel. Él fue quien transformó la empresa en un emporio a nivel internacional a finales del siglo XVIII. A principios del siglo XIX, la empresa regresó a manos de la familia Fockink al casarse dos bisnietas de Wynand con los hermanos Johannes and Petrus Schmitz, dueños de la fábrica en ese tiempo. Wynand Fockink había crecido tanto que tenía sucursales en Berlín, Viena, Bruselas y París. Entre 1815 y 1860 fue el mayor exportador de ginebra en el mundo. En 1870, la destilería comenzó sus exportaciones a América y en 1920 la empresa dejo de ser un negocio familiar para convertirse en una empresa pública limitada. En 1954 fue absorbida por su gran competidor Bols. La producción de Wynand Fockink estuvo en el mercado hasta 1970.

Además de la información histórica, se cuenta con materiales arqueológicos, botellas en particular, recuperados en excavaciones realizadas en contextos decimonónicos que contribuyen a evidenciar el consumo de ginebra en México durante el siglo XIX.

Así es que la próxima vez que compremos, consumamos, regalemos o simplemente veamos una botella de ginebra, sabremos que su historia en nuestro país se remonta dos siglos atrás.

 

Escritor por: Eduardo Ambrosio

"Arqueohistoriador, analista cerámico, profesor, turista y jardinero. Fanático de la gastronomía mexicana y de la arquitectura novohispana y decimonónica. Buen vecino y excelente amigo. Conocido popularmente como "El Profe".

There are 0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Dejar un comentario

%d bloggers like this: